Juega al golf sin complejos. No juegues condicionado por lo que crees que piensan o el que dirán. Ten en cuenta que nunca lo sabrás y aunque lo sepas, tanto si es negativo como positivo simplemente lo tienes que dejar al margen. Sólo así podrás jugar dándolo todo. Tienes que enfocarte a lo que verdaderamente importa en ese momento: ¡tu juego!